Turnos On Line - Treelan Sistema Medico Integral

Abrasión y úlcera corneal

ABRASION CORNEAL

La córnea es la lente más importante del ojo, se encuentra por delante del iris (zona de color del ojo) y es como el “parabrisas del ojo”. Una abrasión corneal, es simplemente un raspón en el epitelio o capa exterior de la córnea. Los raspones profundos o largos pueden tardar una semana en cicatrizar. La córnea tiene una infinidad de terminaciones nerviosas, lo que hace que cualquier daño que sufra sea muy doloroso.

Síntomas de la abrasión corneal:

•    Antecedente de trauma ocular reciente
•    Lagrimeo intenso
•    Dolor agudo
•    Sensibilidad a la luz
•    Visión borrosa
•    Sensación de cuerpo extraño en el ojo

Causas de la abrasión corneal:

•    Cuerpo extraño en el ojo
•    Lentes de contacto
•    Productos químicos
•    Golpe en los ojos
•    Rasguños en los ojos (uñas, cepillos, ramas de árboles, etc)

Diagnóstico de abrasión corneal:

Su oftalmólogo puede diagnosticar una abrasión corneal examinándolo con microscopio y lámpara de hendidura. Revisará sus párpados para asegurarse de que no haya cuerpos extraños incrustados en ellos. También podrá utilizar fluoresceína para identificar y localizar la lesión y medirla. El test de Seidel (teñir la herida y observar las fugas) se puede realizar para descubrir posibles heridas mas profundas (penetrantes).

Tratamiento de la abrasión corneal:

Su oftalmólogo puede colocarle gotas anestésicas para calmar el dolor durante el examen. Se coloca un parche sobre el ojo si la abrasión corneal es muy grande, si la abrasión es pequeña, el epitelio sana de la noche a la mañana. La abrasión grande, puede tomar varios días en curar. Se le recetarán antibióticos para prevenir infecciones. Es importante que no se restriegue el ojo, especialmente durante el proceso de curación.

ULCERA CORNEAL

Cuando el daño causado sobre el epitelio de la córnea transpasa el epitelio y daña el estroma subyacente, se produce una úlcera de córnea. La úlcera es causada habitualmente por microorganismos, los cuales acceden al estroma a través de la ruptura del epitelio.

La úlcera de córnea generalmente sana bien si se trata en forma temprana y agresiva. Si no se trata, puede producir opacificación de la córnea e incluso perforación, resultando en una seria pérdida de visión con posibilidad de pérdida del ojo. Las úlceras corneales son una enfermedad seria que amenaza la visión y requiere atención médica urgente.

Síntomas de úlcera corneal:

•    Ojos lagrimeantes
•    Dolor agudo
•    Sensibilidad a la luz
•    Visión borrosa
•    Sensación de cuerpo extraño en el ojo
•    Secreción de los ojos

Causas de úlcera corneal:

•    Infección
•    Lentes de contacto utilizadas por largos períodos de tiempo
•    Inadecuada esterilización de lentes de contacto
•    Trauma ocular
•    Falta de producción de lágrimas (ojo seco)
•    Complicaciones de queratitis por herpes simples, queratitis neurotrófica, blefaritis crónica, conjuntivitis, tracoma, queratopatía bullosa y penfigoides cicatrisal.
•    Deficiencia de vitamina A o malnutrición proteica
•    Anormalidades de los párpados

Diagnóstico de úlcera corneal:

La úlcera corneal es una enfermedad seria que amenaza la visión y requiere atención médica urgente. Si no se trata la úlcera corneal, la infección puede penetrar el globo acular, lo que puede causar pérdida de visión permanente y posible perdida ocular.
Su oftalmólogo puede diagnosticar una úlcera corneal examinándolo con microscopio y lámpara de hendidura y realizando un cultivo para identificar la infección. También examinará sus párpados para asegurarse que no haya cuerpos extraños. Dependiendo del examen inicial, se puede utilizar fluoresceína para identificar defectos corneales. El test de Seidel (teñir la herida y observar las pérdidas de líquido intraocular) se puede realizar para descubrir posibles heridas más profundas (perforación ocular).

Tratamiento de úlcera corneal

Si se trata en forma temprana, las úlceras corneales pueden sanar en dos o tres semanas. Se tratan habitualmente con gotas antibióticas. En algunas ocasiones se pueden utilizar corticoides tópicos para disminuir la inflamación y el riesgo de opacidad corneal.